La conmemoración del Día Internacional de la Mujer fue precedida por hechos cruentos que costaron la libertad y la vida de muchas mujeres.

Como ejemplo de ello, el 8 de marzo de 1857, miles de mujeres que trabajaban en la industria textil de Nueva York organizaron una huelga para pronunciarse contra el trabajo infantil, los salarios de hambre y las condiciones laborales inhumanas; sin embargo, fueron detenidas por la Policía. Posteriormente, en 1908, murieron en un incendio 129 mujeres que protestaban en una fábrica de Nueva York.

Fue en 1977 que la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) designó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, para promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

La unión de las mujeres ha tenido logros significativos como el derecho al voto, la reducción de las jornadas de trabajo, mayor acceso a la educación, entre otros. Sin embargo, persiste la necesidad de demandar la creación y cumplimiento de políticas que efectivamente garanticen sus derechos en todos los ámbitos.

En un país donde impera la violación a los derechos de la mujer, cobra importancia el fortalecimiento de programas y leyes que los protejan. En ese sentido, la aprobación del “Reglamento para la prevención, detección, atención, sanción y erradicación del acoso sexual en la Universidad de San Carlos de Guatemala” constituye un avance para fomentar la cultura de denuncia y análisis sobre el tema.

En cuanto a la normativa nacional en materia de género, Giovana Lemus, del Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM), señala que un hecho importante para combatir la violencia contra la mujer ha sido investigar el problema para evidenciarlo mediante cifras e identificarlo como un fenómeno letal.

Con lo anterior, las organizaciones de mujeres han podido exigir ante organismos internacionales y del país que se escuchen sus propuestas para contrarrestar la violencia de género.

Fotografía cortesía: Fernando Chuy

Como primer logro se obtuvo la creación de la “Ley para prevenir, sancionar y erradicar la violencia intrafamiliar”, en 1996, con la cual por primera vez se articularon las entidades estatales y organizaciones de mujeres para establecer un mecanismo al más alto nivel que previniera y sancionara la violencia de género y contra la niñez.

Tras años de lucha, en 2008, se logró la aprobación de una normativa que aborda de una forma específica y completa la violencia de género: “Ley contra el femicidio y otras formas de violencia contra la mujer”.

No obstante, los entes estatales no han dado la suficiente importancia a las políticas de género: “Existen entidades, mecanismos, propuestas y organización; sin embargo, el Estado no da seguimiento ni cumplimiento a las mismas y los cambios políticos muchas veces han pretendido hacer retrocesos en materia de género. Se exige a las instituciones judiciales que proporcionen cifras de las denuncias, pero también que emitan sentencias, que exista justicia”, afirma Lemus.

El Observatorio de la Mujer del Ministerio Público en 2021 reporta cifras alarmantes de violencia contra la mujer y la niñez: 11,544 víctimas de delitos en contra de las mujeres y niñez; 950 víctimas de violación sexual; 2,789 víctimas de violencia física; 4,100 víctimas de violencia psicológica; 1,039 víctimas de maltrato contra la niñez; y 205 denuncias diarias de delitos contra la niñez y las mujeres. Según estadísticas de la Secretaría de la Mujer del Ministerio Público, del 1 al 31 de enero de este año, existen 60 casos de muertes violentas contra mujeres.

Por otra parte, la pandemia ha incrementado significativamente la violencia en los hogares. Según apunta el “Informe de violencia COVID-19”, del Grupo de Apoyo Mutuo, la violencia intrafamiliar y contra la mujer incrementó en un 200 % durante el 2020.

 Geidy de Mata, directora del Instituto de Problemas Nacionales (IPNUSAC) opina que la pobreza, pobreza extrema, desempleo e ingresos económicos insuficientes han acentuado la conflictividad. Para combatir la violencia contra la mujer, señala como prioritaria la creación de políticas que fomenten la prevención y denuncia, así también, que el sistema de justicia garantice la resolución de los casos.

Agrega que la independencia económica es esencial para mitigar la violencia de género: “Es necesario que el Estado genere políticas públicas que posibiliten a las mujeres tener más oportunidades de trabajo y educación, con el fin de que pueda garantizarse su empoderamiento”.

 En el contexto actual, el Día Internacional de la Mujer constituye una fecha para analizar la realidad del país y los problemas estructurales que impiden obtener más avances para la equidad de género y respeto a los derechos de las mujeres, con el fin de exigir soluciones de fondo.

“Las mujeres somos la mitad de la población mundial, tenemos voz, nuestros aportes y nuestro potencial deben ser valorados. Vamos a seguir luchando individual y colectivamente, todas tenemos derechos. No estamos solas, nos tenemos unas a otras y no permitiremos ningún retroceso”, Giovana Lemus.

Fotografía cortesía de Fernando Chuy

Trayectoria

  • De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas, el Día de la Mujer fue celebrado por primera vez en Estados Unidos el 28 de febrero de 1909.

 

  • Representantes femeninas de 17 países asistieron a la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en 1917 para que se les garantizara a las mujeres el derecho al sufragio.

 

  • El 19 de marzo de 1911 tuvo lugar la primera celebración del Día Internacional de la Mujer tanto en Europa como Estados Unidos. Entre las peticiones que hacían estaba el derecho al voto, optar a cargos públicos y formación profesional.

 

  • En Rusia las mujeres celebraron el Día de la Mujer en 1913 como parte de los movimientos pacíficos contra la I Guerra Mundial.

 

  • Durante 1915 participaron 1,300 mujeres de 12 países en una reunión celebrada en La Haya.

 

  • En 1917, ante las muertes producidas por la I Guerra Mundial, las mujeres rusas se declararon en huelga para demandar “pan y paz” el último domingo de febrero. Cuatro días después obtuvieron el derecho al voto.

 

  • La ONU reconoció el Día Internacional de la Mujer en 1977; sin embargo, muchos países después de la II Guerra Mundial ya lo celebraban el 8 de marzo.

 

  • El primer país que garantizó a las mujeres el derecho al voto fue Nueva Zelanda en 1893.

 

  • De acuerdo con la ONU, la extensa lucha de las mujeres por sus derechos ha permitido obtener grandes logros; sin embargo, destaca que aún hay una significativa inequidad de género: “…existen restricciones legales que impiden a 2.700 millones de mujeres acceder a las mismas opciones laborales que los hombres. Menos del 25 % de los parlamentarios eran mujeres en 2019 y una de cada tres mujeres sigue sufriendo violencia de género” (ONU,2021).

 

Referencias

 

 

Claudia Rodriguez

Por Claudia Rodriguez

División de Publicidad e Información. Oficinas: Ciudad Universitaria, zona 12. Edificio de Rectoría, tercer nivel. Tel. 24187642, 24189668 E-mail: soyusac@gmail.com