Se estima que la generación anual de Residuos Sólidos Urbanos es de 1.900 millones de toneladas, en el mundo, según datos del waste atlas.

El manejo de la basura es un problema a nivel mundial que está alcanzando niveles alarmantes. Los desechos están asfixiando al planeta, los ecosistemas y su biodiversidad peligra, su mayor enemigo: los seres humanos.

Del desperdicio generado por la humanidad un 30% de los desechos permanecerá sin ser recolectado. De los residuos sólidos generados un 70% llega a los vertederos y sólo un 19% se reciclará o se recupera y un 11% es trasladado a instalaciones de recuperación de energía.

En contraste con la enorme cantidad de basura producida, están los datos sobre los tiempos de descomposición natural de los desechos, por ejemplo un tetrabrik tardaría 30 años; la bolsa de plástico mínimo 150 año, y las baterías oscilan un tiempo de descomposición que ronda  los mil años y el del vidrio 4 mil.

RECICLAJE (1)

Según waste atlas, una iniciativa sin fines de lucro que maneja  un mapa interactivo de gestión de residuos con datos globales sobre el tema Guatemala produce anualmente 3 millones 285 mil 716 toneladas de residuos sólidos.

El vertedero de la zona 3 es uno de los basureros más grandes de Centroamérica, recibe diariamente 3 mil toneladas de basura provenientes de la ciudad capital y de nueve municipios cercanos.

La basura es transportada por más de 500 camiones recolectores y “ordenada” por 1 mil 200 trabajadores conocidos como “guajeros”. La vida útil de este relleno sanitario fue estimada para 11.1 años con una capacidad volumétrica de 4 millones 648 mil metros cúbicos a partir de 1991, pero al momento esto se ha rebasado y la municipalidad planea tener activo el vertedero por más de 20 años.

El país carece de una ley que regule el manejo de los desechos, existe una política para el manejo integral de residuos y desechos sólidos desde 2005, pero que no se ha puesto en práctica.

El grave problema de la contaminación

Este tema no se trata solo de basura, toda la biodiversidad del país se ve afectada por los grandes índices de contaminación ¿Hasta dónde resiste un ecosistema natural?  Rosalito Barrios Directora de la Escuela de Biología de la USAC señala que a pesar de que existe la resiliencia, debido a la influencia de los seres humanos, la contaminación ha rebasado los índices de control de los ecosistemas, por ello no es posible que estos puedan recuperarse de forma natural.

Barrios asegura que los efectos ya se están sintiendo, que la destrucción de estos ecosistemas acarreará una crisis para la supervivencia humana. “Extrayendo, afectando y contaminando la biodiversidad, estamos alterando el orden natural que existía y muchos de nuestros sistemas están colapsando”. Señala la experta.

Barrios considera que un factor fundamental es la diversidad biológica, porque toda la vida de estos ecosistemas está siendo  altamente afectada “Guatemala es mega diversa, pero está siendo degradada y diezmada de manera indiscriminada” Explica.

Barrios considera que el aguan es de las más afectadas, dice que las reservas acuíferas están siendo contaminadas por temas de raíz u origen económico, mal entendido y mal manejado, hay una enorme e  inconsciente generación de grandes cantidades de contaminantes. “Se tiene la creencia tonta de que nuestros ríos son basureros y que la corriente se lleva todo, pero vean lo que pasó con el ecocidio del río Sayaxché en Petén, o lo que pasa con el lago de Amatitlán, y el de Atitlán”. Dice la bióloga.

El reciclaje, una alternativa

De momento mientras no exista una ley que se aplique para el manejo adecuado de los desechos, y no se genere una cultura de consumo diferente: reducir, reutilizar y reciclar es la más realística alternativa que tenemos para abordar el problema de los desechos.

 En el país mucha gente se dedica a la recolección y clasificación de la basura.  El reciclaje consiste en obtener una nueva materia prima o producto, mediante un proceso fisicoquímico o mecánico, a partir de productos y materiales en desuso o ya utilizados.  Solo la gremial de recicladores de Guatemala emplea a un promedio de 20 mil personas.

 A través del reciclaje se consigue alargar el ciclo de vida de una materia prima, ahorrando materiales y beneficiando al medio ambiente al generar menos residuos. El reciclaje surge no sólo para eliminar residuos, sino para hacer frente al agotamiento de los recursos naturales del planeta. Entre la diversidad de materiales en basureros que pueden ser aprovechados está el Aluminio, plástico, vidrio, llantas, papel, plástico que provocan focos de contaminación si no son tratados.

RECICLAJE (3)

 Según estadísticas del Departamento de Reciclaje de Vidriera Guatemalteca, S.A. (VIGUA) cada mes 1.7 millones de toneladas métricas de vidrio (6.8 millones de envases) dejan de ser basura para convertirse en la materia prima de nuevas botellas. Un solo envase retornable evita que 39 o más envases desechables tengan la posibilidad de llegar a la basura. La gran bondad de los envases retornables es que durante su vida útil son usados al menos 40 veces antes de ser reciclados.

 José Luís Santízo de la gremial de recicladores habla sobre lo que significa para ellos reciclar “recuperamos lo que para la mayoría ha dejado de ser útil, nosotros podemos sacarle a la basura valor y generar fuentes de empleo para miles de personas que se dedican a la recolección de desechos, a los que nosotros convertimos en materia prima. Somos 20 empresas de diferente rama llantas, baterías, papel de cartón, plástico, electrónicos, vidrio, se recolectan muchas cosas y se les da otro uso, no solo para reciclar sino para rehusar”.

“Nosotros limpiamos los vertederos de Guatemala en donde no existe control, aunque conozco toda la realidad de Centroamérica y aunque nuestro país es de los pocos que no tienen una ley eso nos favorece a nosotros, en Costa Rica y salvador hay leyes que establecen que las municipalidades son los entes que se encargan de recolectar, clasificar, distribuir y disponer de los derechos, pero las municipalidades no tienen el poder económico para hacer esas funciones por eso solo recolectan, no clasifican, ni distribuyen” Puntualiza Santizo.

El reciclaje es la primera opción para reducir la basura, pero no acaba con el problema, hay que hacer conciencia en los hábitos de consumo, cambiar los métodos de fabricación de los productos,  evitar el uso de materiales como el plástico para el empaque, entrega, y transporte de productos, la prohibición de la obsolescencia programada, entre otras acciones que frenen la gran escala de producción de desechos.