Inicio Entrevistas «Éramos un país donde se estaba tratando de lograr la democracia» Rina...

«Éramos un país donde se estaba tratando de lograr la democracia» Rina Lazo

1294
0
La pintora frente a su mural Tierra Fértil. Fotografía por Edson Lozano

En 2017 el Periódico de la Usac entrevistó a la maestra Rina Lazo, quien falleció el pasado 1 de noviembre. Hoy, como un homenaje póstumo, la recordamos con esta entrevista. 

La artista fue creadora del mural “Tierra fértil”,  que se encuentra en Museo de la USAC. La obra fue elaborada en 1954 y se restauró en 1989. 

En vida recibió el premio Emeritissimo de la Facultad de Humanidades y la Orden del Quetzal por el Gobierno de Guatemala en 2004. En 2005 recibió la Medalla de la Paz y en 2010 le fue otorgado un reconocimiento de parte del gobierno de Rumania.

Rina Lazo visitó el país en 2017 para participar en un homenaje realizado por el Museo de la Universidad de San Carlos de Guatemala a su esposo, el artista mexicano Arturo García Bustos. Durante su visita platicamos con ella acerca de su trabajo y perspectivas sobre la coyuntura mundial. 

Rina Lazo en el MUSAC.

¿Qué representa para usted el muralismo? Es una obra que va a estar siempre expuesta al público. Los temas pueden ser amplios y complicados. Un cuadro que va a estar en una casa tiene más dulzura y decoración, mientras que el mural tiene la tarea de decir cosas, recordar héroes, personas, hechos importantes de un país, para que la juventud pueda ver y conocer a través de la pintura. 

¿Cuántos murales ha pintado? Muchos, en México pinté varios que me enriquecen mucho porque están en museos y a la vista de todos los visitantes; por ejemplo, en el Museo Nacional de Antropología, tuve el gusto de hacer las réplicas de las pinturas mayas de Bonampak para un edificio facsímil que se puede visitar en el jardín anexo a la sala maya. La pintura original está en la selva y se está perdiendo por la humedad, pero la réplica que yo realicé lleva expuesta más de 50 años; también pinté la historia del Popol Vuh en un mural que llamé “Venerable abuelo Maíz”, dedicado a la semilla que ha dado vida a los mayas. En Guatemala no pude hacer muchos.

Háblenos sobre el mural que está en la entrada del MUSAC

Se llama “Tierra fértil”, cuando yo regresé a Guatemala después de ganar la beca y estar en México algún tiempo trabajando con Diego Rivera, me gustó mucho la técnica de mural al fresco y quise probar hacerla; por suerte, todo salió bien. Yo pinté en ese mural un campesino acompañado de sus hijos con las manos puestas en la tierra mientras siembran un vástago, todo el contexto tiene un mensaje sutil pero revolucionario de todos modos.

¿Qué nos puede decir de su esposo?

Arturo García Bustos fue mi compañero de toda la vida, él se dedicó la mayor parte de su existencia a pintar y grabar, su obra gráfica la realizó siempre que había un movimiento social importante; por ejemplo, el de Guatemala, él estuvo acá más de un año en esa época, fue invitado por Luis Cardoza y Aragón para hacer un taller de grabado en la Casa de la Cultura. 

En ese tiempo éramos un país donde se estaba tratando de lograr la democracia, entonces esa etapa de la vida de Arturo García Bustos fue muy importante porque preparó a varios alumnos jóvenes que querían colaborar con el movimiento democrático. 

¿Usted ha hecho trabajos de contenido político?

Hice algunos cuadros en grabado para carteles. Para Chile hice un retrato de Allende; detrás de él se ven todas las fábricas y monumentos, como una forma de narrar lo que sucedía en ese momento en el país.

¿Usted sigue pintando? Sigo haciendo obra gráfica, no tanto el grabado como la pintura.  Después de haber tenido la experiencia de estar en Bonampak y observar cómo se expresaban los prehispánicos, me dieron ganas de hacer un mural sobre el inframundo de los mayas y eso es lo que estoy trabajando actualmente, me lo encargaron en un museo mexicano en Austin, Texas. Tiene 6 metros de largo por 4 de alto, está pintado sobre tela para que se pueda mover.

 

 

Sobre la pintora
Rina Lazo fue alumna y colaboradora de Diego Rivera en muchos de los murales que él realizó. En 1954 pintó el mural al fresco “Tierra fértil”, originalmente en el Club Italiano, en donde por remodelación se cubrió aberrantemente con pintura vinílica. En 1966 la artista hizo la réplica de las pinturas de Bonampak para el Museo Nacional de Antropología, ahí mismo pintó, tres décadas más tarde, un mural propio: “Venerable abuelo Maíz”.