Norym Hernández visitando el Castillo de Versailles en Francia.

Dos estudiantes de Traducción de la USAC relatan su experiencia de éxito en Francia, mientras trabajan como asistentes de español para el Ministerio de Educación francés.

Fotos: cortesía de los entrevistados

aprender un idioma extranjero puede facilitar la obtención de becas en otros países, este es el caso de muchos estudiantes de CALUSAC, que ganan oportunidades de estudio y trabajo, a la vez que mejoran su calidad de vida.

“Siempre he pensado que aprender un idioma es una manera directa de conocer otra cultura, por eso decidí estudiar francés. Esto te permite abrir la mente y ver la realidad de otros países, conocer cómo son las personas, costumbres, tradiciones y gastronomía”, comenta Gabriela Estrada, estudiante de Traducción de la Escuela de Ciencias Lingüísticas de la universidad y estudiante de francés en CALUSAC, quien desde hace más de seis meses se encuentra en la Región de Ródano-Alpes, en la ciudad de Montélimar, en Francia.

Gabriela participa en el Programa de Asistentes de Español del Gobierno francés, en el que estudiantes universitarios de distintos países son enviados a escuelas de nivel primario y secundario de Francia para apoyar en la enseñanza del español.

Claudia Hernández, secretaria académica de CALUSAC, comenta que el programa de asistente de lengua nació hace muchos años en Guatemala por las buenas relaciones que ha tenido la USAC con la Embajada de Francia y la Alianza Francesa del país.

“Este programa de movilidad para guatemaltecos, que llenan el requisito del nivel B2, permite que trabajen durante un periodo de entre seis y nueve meses como asistentes de profesor de español. El propósito es que tengan un acercamiento con la cultura, mejoren su pronunciación y el aspecto intercultural. Además, al estar en Europa, pueden hacer turismo en varios países”, explica Hernández.

Sobre la experiencia, Norym Hernández, otro estudiante guatemalteco que participa en el programa, comenta que se encuentra en Orsay Ville, de la región de Île, en la ciudad de Essonne en Francia. “Tenemos un profesor referente, es nuestro contacto para el trabajo que hacemos. Lo ayudamos a que los estudiantes mejoren su pronunciación de español y, al mismo tiempo, compartimos la cultura de Guatemala”, afirma.

Gabriela dice que esta oportunidad le ha permitido conocer otras culturas, porque no solo ha trabajado con franceses, también ha vivido con una italiana, dos inglesas y una estadounidense. “No es lo mismo leer las cosas que convivir con personas de estos países, esta experiencia me ayuda a perfeccionar el francés, pero también pulí mi inglés”, dice.

Por su trabajo en el programa de asistente de español, Norym y Gabriela reciben del Ministerio de Educación francés un salario de € 800 euros (el equivalente a
Q 6394.65), dinero que les permite tener los recursos suficientes para vivir y viajar en el país europeo.

Durante estos seis meses Norym ha viajado a Turín y Milán, mientras que Gabriela ha ido a Suiza, Bélgica, España e Italia. “La ventaja es que tenemos los fines de semana libres y podemos visitar los lugares turísticos, en mi caso, yo vivo cerca de París, puedo tomar el metro e ir a cualquier parte de esa ciudad”, explica Norym, quien además comenta que ha podido visitar sitios turísticos famosos e ingresar a museos de forma gratuita por el pase que le otorga el Ministerio de Educación de dicho país.

Además, esta beca les ha permitido ampliar sus conocimientos, desarrollar competencias profesionales en la enseñanza de idiomas y tener intercambios culturales con los alumnos, profesores y otros estudiantes de idiomas del mundo.

 

El choque cultural

Los becados guatemaltecos dirigiéndose a la estación de tren de Lyon.

Recién llegados a Francia, ambos estudiantes sintieron el primer choque cultural, cuando el grupo de guatemaltecos que obtuvo la beca usó el metro por primera vez. Bromeaban, hablaban fuerte y se reían a carcajadas, pero notaron que molestaban al resto de personas en el metro.

“Desde mi punto de vista, los franceses son algo fríos. Los primeros días la gente se quedaba asombrada de la cantidad de veces que yo sonreía. No están acostumbrados a ver a alguien que sonría tanto. Sin embargo, debo decir que mi experiencia ha sido buena. Trabajo con una francesa y dos españoles; en general, la gente me ha tratado muy bien”. Expresa Norym.

“Ellos son serios y los latinos somos muy cordiales, pero no es bueno generalizar, hay franceses serios y otros más cordiales, tolerantes y abiertos a conocer a las personas. Hay bastante diferencia en cuanto a ideas. Guatemala es un país muy conservador, en comparación con Francia”, señala Gabriela.

Otro aspecto que destacan es la importancia del arte y la cultura en la vida de los franceses. Según comentan, desde muy pequeños, a los franceses se les inculca ir a actividades de arte, teatro y cine independiente.

 

Consejos para obtener la beca

Reunión de los estudiantes guatemaltecos becados durante las fiestas de fin de año.

Cada año se lleva a cabo la convocatoria, puedes encontrar más información en este link: https://bit.ly/3LiyvfB

Aparte de la serie de requisitos de rigor, se debe hablar francés de forma fluida.

Ambos estudiantes tenían seis años estudiando francés cuando aplicaron; sin embargo, estudiaban todos los días por las noches durante dos meses y buscaban preguntas que podrían hacerles durante la entrevista, para ensayar las posibles respuestas.

Norym y Gabriela recomiendan que al hacer la entrevista (que es el proceso más importante de la selección de becados) las personas deben tratar de mantenerse relajadas, buscar las claves para brillar y sobresalir entre el resto de aspirantes.

“A través de la entrevista ellos califican el nivel de francés y
desenvolvimiento, si la persona puede permanecer una larga estadía fuera del país, si no existe la posibilidad de que regrese antes de que termine el programa. Hacen preguntas hipotéticas sobre cómo actuarías en distintas situaciones laborales”, comenta Norym.

“Nos preguntaron, por ejemplo, si nos sentíamos capaces de afrontar la pandemia en Francia. Por suerte no nos tocó estar en confinamiento, cuando llegamos las restricciones eran solo en lugares cerrados”, recuerda Gabriela, y dice que a pesar de la preparación hubo preguntas que ellos no esperaban.

Historia de éxito

Norym expone que antes de salir del país trabajaba en una empresa de interpretación, y que, al regresar, debido a la experiencia obtenida, tendrá una mejor oportunidad laboral; puede ser un aumento de salario o un ascenso, la empresa en la que trabajaba está muy interesada en retener su talento.

Gabriela afirma que esta experiencia le ayudará mucho profesionalmente, será de bastante peso para su currículo. Vislumbra la búsqueda de trabajo no solo dentro del país; aunque no es fácil, es posible conseguir trabajo en Francia al haber trabajado para el Ministerio de Educación. “Hablar incluso tres idiomas es beneficioso y ayuda bastante a los jóvenes que desean seguir estudiando en el extranjero”, puntualiza.

 

Estudia en CALUSAC

TERCER BIMESTRE 💻
📅 Cursos virtuales de dos meses
🙌🏻 Disponibles para todos los idiomas
💰 Valor del curso: escanea el código QR o ingresa a https://calusacusac.usac.edu.gt/index.php/cuotas/
▶️ Inscripciones: del 06 al 11 de julio
🔹 Conoce el proceso de inscripción escaneando el código QR o ingresa a https://calusacusac.usac.edu.gt/index.php/proceso/
👉 También puedes apoyarte con este tutorial https://youtu.be/G0vPIAre8QA
▶️ Inicio de clases: 04, 05, 08, 09 y 10 de julio (según jornada de estudio)
🔹 Consulta en los horarios los accesos a clases virtuales
▶️ Horarios disponibles: escanea el código QR o ingresa a https://calusacusac.usac.edu.gt/index.php/bimestrales/
 

Edson Lozano

Por Edson Lozano

División de Publicidad e Información. Oficinas: Ciudad Universitaria, zona 12. Edificio de Rectoría, tercer nivel. Tel. 24187642, 24189668 E-mail: soyusac@gmail.com